[Cáncer]

Prevención, tratamiento y cura

Nuestro compromiso

Cáncer de Cérvix

Por el Instituto Nacional del Cáncer

de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU

El cérvix
 

El cérvix, o cuello uterino, es parte del sistema reproductor de la mujer. Está ubicado en la pelvis. El cérvix es la parte inferior, estrecha, del útero (matriz).

 

El cérvix es un canal:

• El cérvix conecta el útero con la vagina.Durante el período menstrual, la sangre corre desde el útero por el cérvix hacia la vagina. La vagina conduce al exterior del cuerpo.

• El cérvix produce mucosidad. Durante la relación sexual, la mucosidad ayuda a los espermatozoides a moverse desde la vagina por el cérvix hacia el interior del útero.

• Durante el embarazo, el cérvix se encuentra fuertemente cerrado para ayudar a mantener al bebé dentro del útero. Durante el parto, el cérvix se abre para permitir el paso del bebé por la vagina.

 

El proceso del cáncer

 

El cáncer empieza en las células, las cuales son las unidades básicas que forman los tejidos. Los tejidos forman el cérvix y otros órganos del cuerpo.

 

Las células normales crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren; células nuevas las reemplazan.

 

Algunas veces, este proceso se descontrola. Nuevas células se forman cuando el cuerpo no las necesita y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. La acumulación de células que no son necesarias resulta en la formación de una masa de tejido que se llama tumor.

 

Los tumores en el cérvix pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos):

 

• Tumores benignos (pólipos, quistes o verrugas genitales):

- No son dañinos

- No invaden los tejidos de su derredor

• Tumores malignos (cáncer cervical):

- Algunas veces pueden poner la vida en peligro

- Pueden invadir los tejidos y órganos cercanos

- Pueden diseminarse a otras partes del cuerpo

 

El cáncer de cérvix empieza en las células de la superficie del cérvix o cuello uterino. Con el tiempo, el cáncer cervical puede invadir más profundamente dentro del cérvix y los tejidos cercanos.

 

Las células cancerosas cervicales pueden diseminarse al desprenderse del tumor cervical. Pueden viajar por medio de los vasos linfáticos a los ganglios linfáticos cercanos. También, las células cancerosas pueden diseminarse por medio de los vasos sanguíneos a los pulmones, al hígado o a los huesos. Después de diseminarse, las células cancerosas pueden adherirse a otros tejidos y crecer para formar nuevos tumores que pueden dañar esos tejidos. Vea la sección sobre Estadificación para informarse sobre el cáncer de cérvix que se ha diseminado.

 

Factores de riesgo

 

Cuando una mujer recibe un diagnóstico de cáncer de cérvix, es natural preguntarse qué pudo haber causado la enfermedad. Los médicos generalmente no pueden explicar por qué el cáncer de cérvix se presenta en una mujer, pero no en otra.

 

Sin embargo, sí sabemos que la mujer que tiene ciertos factores de riesgo puede tener más probabilidad que otras mujeres de padecer cáncer de cérvix. Un factor de riesgo es algo que puede aumentar la posibilidad de que una enfermedad se presente.

 

Los estudios han encontrado que la infección por los virus del papiloma humano, VPH, es la causa de casi todos los cánceres cervicales. La mayoría de los adultos han sido infectados por los VPH en algún momento de su vida; sin embargo, la mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas. Una infección de VPH que no desaparece puede causar cáncer de cérvix en algunas mujeres.

 

Otros factores de riesgo, tales como el tabaquismo, pueden aumentar aún más el riesgo de padecer cáncer de cérvix para las mujeres infectadas por VPH.

 

El riesgo de una mujer de padecer cáncer de cérvix puede ser menor si se hace exámenes selectivos de detección de cáncer cervical con regularidad. Si los cambios anormales en las células cervicales se detectan temprano, se puede prevenir el cáncer al extraer o destruir esas células alteradas antes de que puedan convertirse en células cancerosas.

 

Otra forma en que las mujeres pueden reducir su riesgo de padecer cáncer cervical es si se hacen inyectar la vacuna contra los VPH, de los 9 a los 26 años de edad, antes de tener relaciones sexuales. Aun las mujeres que han sido vacunadas contra los virus de los VPH necesitan hacerse exámenes selectivos de detección de cáncer cervical.

 

Síntomas

 

Los cánceres cervicales en etapas iniciales generalmente no causan síntomas. Cuando el cáncer crece más, las mujeres pueden notar sangrado vaginal anormal:

• Sangrado que ocurre entre los períodos menstruales regulares

• Sangrado después de relaciones sexuales, de un lavado vaginal o del examen pélvico

• Períodos menstruales más prolongados y más abundantes que antes

• Sangrado después de la menopausia

 

Las mujeres pueden también notar:

• Mayor secreción vaginal

• Dolor en la pelvis

• Dolor durante las relaciones sexuales

 

El cáncer cervical, las infecciones, u otros problemas pueden causar estos síntomas. La mujer que tenga alguno de estos síntomas deberá decirlo al médico para que el problema pueda ser diagnosticado y tratado lo antes posible.

 

Diagnóstico

 

Si usted presenta síntomas de cáncer cervical, su doctor tratará de identificar las causas de los problemas. Usted podrá tener las pruebas siguientes:

 

• Pruebas de laboratorio: El médico o la enfermera raspan una muestra de células del cérvix o cuello uterino. En una prueba de Papanicolaou, el laboratorio examina la muestra en busca de células cancerosas del cérvix o de células anormales que después podrían convertirse en cáncer si no son tratadas. Para una prueba de VPH, la misma muestra se analiza para ver si hay infección por VPH. Los VPH pueden causar cambios en las células y cáncer cervical.

• Examen cervical: El médico usa un colposcopio para examinar el cuello del útero o cérvix. El colposcopio combina una luz brillante con una lente de aumento para ver el tejido con más facilidad. Por lo general, este procedimiento puede hacerse en el consultorio médico o en una clínica.

• Muestra de tejido: La extracción de tejido para buscar células cancerosas se llama biopsia. A la mayoría de las mujeres les extraen tejido del cérvix en el consultorio médico, y generalmente solo se requiere anestesia local.

 

Al extraer tejido del cérvix se puede causar algo de sangrado u otro tipo de secreción. Generalmente, el sitio sana pronto. Algunas mujeres experimentan algo de dolor semejante a los calambres menstruales. Su médico puede recomendarle algún medicamento que le ayudará a aliviar el dolor.

 

Tratamiento

 

Las opciones de tratamiento para mujeres con cáncer cervical son:

• Cirugía

• Radioterapia

• Quimioterapia

• Una combinación de métodos

 

La selección de tratamiento depende principalmente del tamaño del tumor y de si el cáncer se ha diseminado. La selección puede también depender de si usted piensa embarazarse en el futuro.

 

Cirugía

 

La cirugía es una opción para las mujeres en estadio I o II de cáncer cervical. Usted y su cirujano pueden hablar acerca de los tipos de cirugía y sobre cuál es el más indicado para usted.

 

Si usted tiene un tumor pequeño, el tipo de cirugía puede depender de si usted quiere embarazarse y tener hijos en el futuro. Algunas mujeres con cáncer cervical en estadio muy inicial pueden decidir junto con su cirujano que se extirpe solamente el cérvix, parte de la vagina y los ganglios linfáticos en la pelvis (cervicectomía radical).

 

Otras mujeres pueden optar por que les extirpen el cérvix y el útero (histerectomía completa). El cirujano puede también extirpar parte del tejido cercano al cérvix, parte de la vagina, las trompas de Falopio o los ovarios. Además, el cirujano puede extirpar los ganglios linfáticos cercanos al tumor.

 

Es común sentirse cansada o débil por algún tiempo después de una cirugía de cáncer cervical. El tiempo que toma la recuperación es diferente para cada mujer. Es probable que usted pueda salir del hospital en un par de días. La mayoría de las mujeres regresan a sus actividades normales de 4 a 8 semanas después de la cirugía.

 

Es posible que sienta dolor y malestar durante los primeros días después de la cirugía. Los medicamentos pueden ayudar a controlar su dolor. Antes de la cirugía, usted deberá discutir el plan de alivio del dolor con su médico o enfermera. Después de la cirugía, su médico puede ajustar el plan si usted necesita más alivio.

 

Después de una cervicectomía radical, algunas mujeres necesitan que se les coloque un tubo en la vejiga para drenar la orina. Este tubo generalmente se puede retirar unos días después de la cirugía.

 

Después de una histerectomía, algunas mujeres pueden tener estreñimiento o náuseas y vómitos.

Además, algunas mujeres no pueden controlar su vejiga o tienen problemas para orinar. Estos efectos generalmente son temporales.

 

Después de una histerectomía, usted ya no tendrá períodos menstruales y no podrá embarazarse.

Cuando se extirpan los ovarios, la menopausia aparece de inmediato. Usted puede tener sofocos o bochornos, sequedad vaginal y sudores nocturnos. Estos síntomas son el resultado de la falta repentina de hormonas femeninas.

 

Hable con su equipo de cuidados médicos sobre sus síntomas para que puedan elaborar un plan de tratamiento juntos.

 

Hay fármacos y cambios en el estilo de vida que pueden ayudar, y la mayoría de los síntomas desaparecen o disminuyen con el tiempo.

 

Nutrición

 

Es importante comer bien antes, durante y después del tratamiento del cáncer. Usted necesita la cantidad adecuada de calorías para mantener un buen peso. Así también, necesita suficientes proteínas para mantener las fuerzas. Comer bien puede ayudarle a sentirse mejor y a tener más energía.

 

A veces, especialmente durante o inmediatamente después de su tratamiento, es posible que no tenga ganas de comer. Es probable que sienta incomodidad o cansancio. Tal vez los alimentos no saben tan bien como de costumbre. Además, la falta de apetito, las náuseas, vómitos, llagas en la boca y otros efectos secundarios del tratamiento pueden hacer que coma con dificultad.

Si aún tiene dudas, por favor póngase en contacto con nosotros a info@grupohope.org o en nuestro consultorio al 2522-1000 ext 6005

© 2014 by www.irenejimenez.com. Proudly made with Wix.com

Hospital Clínica Bíblica, Consultorio 3, 2do piso, Edificio Omega

Tel: +506-2522-1000 ext 6005 | info@grupohope.org | administracion@grupohope.org