[Cáncer]

Prevención, tratamiento y cura

Nuestro compromiso

La obesidad y el cáncer

Por el Instituto Nacional del Cáncer

de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU

PUNTOS CLAVES

 

• En varias de las últimas décadas, el porcentaje de adultos y niños con sobrepeso y obesos ha aumentado considerablemente.

 

• La obesidad está asociada con riesgos mayores de los cánceres de esófago, de seno (después de la menopausia), de endometrio (el revestimiento del útero), de colon y de recto, de riñón, de páncreas, de tiroides, de vesícula biliar y posiblemente de otros tipos de cáncer.

 

• La gente obesa tiene también un riesgo más alto de enfermedad coronaria del corazón, de apoplejía, de tensión arterial alta, de diabetes y de muchas otras enfermedades crónicas.

¿Qué es la obesidad?

 

La obesidad es un estado en el que la persona tiene una proporción anormalmente alta y malsana de grasa en el cuerpo.Para medir la obesidad, los investigadores usan ordinariamente una escala conocida como índice de masa corporal, (IMC) (body mass index, BMI, en inglés). El IMC se calcula al dividir el peso de una persona (en kilos) por su altura (en metros) al cuadrado. El índice de masa corporal proporciona una medida más exacta de obesidad o de sobrepeso que el peso solo.Las pautas establecidas por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) ponen a los adultos de 20 años y más en una de las cuatro categorías siguientes basándose en su índice de masa corporal:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para niños y adolescentes (menos de 20 años de edad), el sobrepeso y la obesidad se basan en las tablas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el crecimiento del IMC según la edad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparados con la gente de peso normal, quienes tienen exceso de peso o son obesos tienen un riesgo mayor de muchas enfermedades, como la diabetes, la tensión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, derrame cerebral y algunos cánceres.

 

¿Qué tan comunes son el sobrepeso o la obesidad?

 

Los resultados de la Encuesta Nacional de Exámenes de Salud y Nutrición (NHANES) de 2007 a 2008 indican que 68% de los adultos de los Estados Unidos de 20 años y más tienen sobrepeso o son obesos.

 

En comparación, de 1988 a 1994, solo 56% de los adultos de 20 años y más tenían sobrepeso o eran obesos.Además, el porcentaje de niños con sobrepeso u obesos ha aumentado también. Se calcula que 17% de los niños y adolescentes de 2 a 19 años de edad son obesos, según la encuesta de 2007 a 2008. De 1988 a 1994, esa cifra era solo 10%.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer?

 

La obesidad está asociada con riesgos mayores de los siguientes tipos de cáncer, y posiblemente de otros cánceres también:

• Esófago

• Páncreas

• Colon y recto

• Seno (después de la menopausia)

• Endometrio (el revestimiento del útero)

• Riñón

• Tiroides

• Vesícula biliar

 

Un estudio, que usó los datos del programa del NCI de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER), calculó que en 2007, en los Estados Unidos, cerca de 34 000 casos nuevos de cáncer en los hombres (4%) y 50 500 en las mujeres (7%) se debían a la obesidad. El porcentaje de casos atribuidos a la obesidad varió mucho según los diferentes tipos de cáncer pero fue tan alto como 40% para algunos cánceres, especialmente para el cáncer de endometrio y el adenocarcinoma de esófago.

 

Una proyección del gravamen futuro de la obesidad en la economía y en la salud en 2030 calculó que si continúan las tendencias existentes de obesidad se llegará a casi 500 000 casos adicionales de cáncer en los Estados Unidos para 2030. Este análisis encontró también que si cada adulto reducía su IMC en 1%, lo que equivaldría a adelgazar más o menos 1kg (o 2,2 libras) en un adulto de peso promedio, esto prevendría el aumento del número de casos de cáncer y resultaría en realidad en evitar cerca de 100 000 casos nuevos de cáncer.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de seno?

 

Muchos estudios han indicado que el sobrepeso y la obesidad están asociados con un leve aumento del riesgo de cáncer de seno después de la menopausia. Este riesgo mayor se observa principalmente en mujeres que nunca han usado terapia hormonal para la menopausia y para tumores que expresan tanto receptores de estrógeno como de progesterona.

 

Por el contrario, se ha encontrado que el sobrepeso y la obesidad están asociados con un riesgo menor de cáncer de seno antes de la menopausia en algunos estudios.

 

La relación entre la obesidad y el cáncer de seno puede verse afectada por la etapa de la vida de la mujer cuando aumenta de peso y se hace obesa. Los epidemiólogos están trabajando activamente para responder a esta cuestión. El aumento de peso en la vida adulta, con más frecuencia alrededor de los 18 años hasta los 50 o 60 años, se ha asociado regularmente con un riesgo de cáncer de seno después de la menopausia.

 

El riesgo mayor de cáncer de seno después de la menopausia se cree que se debe a mayores concentraciones de estrógeno en las mujeres obesas. Después de la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir hormonas, el tejido adiposo (graso) se convierte en la fuente más importante de estrógeno. Ya que las mujeres obesas tienen más tejido adiposo, sus concentraciones de estrógeno son más elevadas, lo que conduce posiblemente a un crecimiento más rápido de tumores de seno que responden al estrógeno.

 

La relación entre la obesidad y el riesgo de cáncer de seno puede variar también según la raza y el grupo étnico. Hay poca evidencia de que el riesgo asociado con el sobrepeso y la obesidad pueda ser menor entre las mujeres afroamericanas y las hispanas que entre las mujeres blancas.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de endometrio?

 

El sobrepeso y la obesidad se han asociado regularmente con el cáncer de endometrio, el cual es un cáncer del revestimiento del útero. Las mujeres obesas y las que tienen exceso de peso tienen de dos a cuatro veces más riesgo de padecer esta enfermedad que las mujeres de un peso normal, sin importar el estado de menopausia. Muchos estudios han encontrado también que el riesgo de cáncer de endometrio aumenta con un aumento de peso en la edad adulta, especialmente entre mujeres que nunca han usado la terapia hormonal para la menopausia.

 

Aunque aún no se ha determinado por qué la obesidad es un factor de riesgo de cáncer de endometrio, ciertas pruebas apuntan al papel de la diabetes, posiblemente en combinación con un grado bajo de actividad física. Las concentraciones elevadas de estrógeno producidas por el tejido adiposo (graso) tienen probablemente un papel también.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer colorrectal?

 

Entre los hombres, un índice de masa corporal más alto está fuertemente asociado con un riesgo mayor de cáncer colorrectal. La distribución de grasa en el cuerpo parece ser un factor importante, y la obesidad abdominal, la cual se puede medir por la circunferencia de la cintura, indica la asociación más fuerte con el riesgo de cáncer de colon.

 

También se observa la asociación en las mujeres del índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura con el riesgo de cáncer de colon, pero es más débil. El uso de la terapia hormonal para la menopausia puede modificar la asociación en mujeres posmenopáusicas.

 

Se han propuesto una serie de mecanismos para responder a la asociación de la obesidad con un mayor riesgo de cáncer de colon. Una hipótesis es que las concentraciones altas de insulina o de factores de crecimiento relacionadas con la insulina en gente obesa pueden fomentar la formación de cáncer de colon.

 

Un índice de masa corporal elevado está asociado también con riego de cáncer de recto, pero el aumento del riesgo es más leve

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de riñón?

 

La obesidad ha estado relacionada regularmente con el cáncer de células renales, el cual es la forma más común de cáncer de riñón, tanto en hombres como en mujeres. Los mecanismos por los que la obesidad puede aumentar el riesgo de cáncer de células renales no se entienden bien. La tensión arterial alta es un factor de riesgo conocido de cáncer de células renales, pero la relación entre la obesidad y el cáncer de riñón es independiente de una situación de tensión arterial. Las concentraciones elevadas de insulina pueden tener un papel en la formación de la enfermedad.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de esófago?

 

La gente con sobrepeso y la gente obesa tienen el doble de probabilidad de padecer un tipo de cáncer de esófago que se llama adenocarcinoma de esófago que la gente de peso saludable. La mayoría de los estudios han indicado que no hay un riesgo mayor o, más aún, que hay un riesgo menor para el otro tipo principal de cáncer de esófago, el cáncer de células escamosas.

 

No se entienden bien los mecanismos por los que la obesidad puede aumentar el riesgo de adenocarcinoma de esófago. Sin embargo, la gente con sobrepeso y la gente obesa tienen más probabilidad que la gente con peso normal de tener antecedentes de enfermedad de reflujo gastroesofágico o de esófago de Barrett, los cuales están asociados con un riesgo mayor de adenocarcinoma esofágico. Es posible que la obesidad agrava la inflamación del esófago que está asociada con estos padecimientos.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de páncreas?

 

Muchos estudios han indicado que hay un riesgo ligeramente mayor de cáncer de páncreas en individuos con sobrepeso u obesos. La circunferencia de la cintura puede ser un factor especialmente importante en la asociación de sobrepeso y obesidad con el cáncer de páncreas.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de tiroides?

 

Se ha indicado que un peso en aumento está asociado con un riesgo mayor de cáncer de tiroides. No es claro cuál pueda ser el mecanismo.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y el cáncer de vesícula biliar?

 

El riesgo de cáncer de vesícula biliar aumenta con un índice de masa corporal en aumento. Este aumento puede deberse a la alta frecuencia de cálculos de vesícula, un factor fuerte de riesgo de cáncer de vesícula biliar, en individuos obesos.

 

¿Qué se sabe de la relación entre la obesidad y otros cánceres?

 

Se ha estudiado extensamente la relación entre la obesidad y el cáncer de próstata. Los resultados de los estudios por separado no sugieren que haya una firme asociación entre la obesidad y el cáncer de próstata. Sin embargo, cuando se juntan los datos de muchos estudios, los análisis muestran que la obesidad puede estar asociada con un aumento muy ligero del riesgo de cáncer de próstata.

 

Además, varios estudios han encontrado que los hombres obesos tienen un riesgo más alto de cáncer de próstata más maligno que los hombres que tienen un peso saludable. Generalmente, el riesgo de cáncer de próstata ha estado asociado a concentraciones de ciertas hormonas y factores de crecimiento, especialmente el IGF-1.

 

Algunos estudios han mostrado una débil asociación entre un índice de masa corporal en aumento y el riesgo de cáncer de ovarios, especialmente en mujeres premenopáusicas, aunque otros estudios no han encontrado una asociación. Como sucede con algunos otros cánceres, una asociación entre el cáncer de ovarios y la obesidad puede reflejar concentraciones mayores de estrógeno.

 

Alguna comprobación conecta la obesidad con el cáncer de hígado y con algunos tipos de linfoma y de leucemia, pero se necesitan más estudios para confirmar estas asociaciones.

 

¿Disminuye el riesgo de cáncer si se adelgaza o se evita subir de peso?

 

La mejor forma como se puede comprobar si bajará el riesgo de cáncer al adelgazar o al evitar subir de peso es mediante un estudio clínico controlado. Algunos estudios financiados por los NIH para adelgazar han demostrado que la gente puede adelgazar, y que al adelgazar disminuye su riesgo de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes, y al mismo tiempo mejoran sus factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

 

Sin embargo, estudios anteriores y los resultados de un taller del NCI han demostrado que no sería factible llevar a cabo un estudio para adelgazar como prevención del cáncer. La razón es que se demostraría el efecto de adelgazar en la prevención de otras enfermedades crónicas y, por lo tanto, se detendría el estudio para informar al público de los beneficios antes de que sea evidente el efecto en la prevención del cáncer.

 

Por lo tanto, la mayoría de los datos referentes a si adelgazar o evitar subir de peso previenen el cáncer se originan principalmente de estudios de cohortes y de estudios de casos y controles. Puede ser difícil interpretar los datos de estos tipos de estudios, llamados estudios de observación, porque la gente que adelgaza o que evita subir de peso puede ser diferente en otros aspectos de la gente que no hace eso, como la gente obesa puede ser diferente de la gente delgada en otros aspectos que no son el índice de masa corporal. Es decir, es posible que esas otras diferencias explican su riesgo diferente de cáncer.

 

No obstante, muchos estudios de observación han mostrado que la gente que aumenta menos de peso durante su vida adulta tiene un riesgo menor de:

• Cáncer de colon

• Cáncer de seno (después de la menopausia)

• Cáncer de endometrio

 

Un número más limitado de estudios de observación han examinado la relación entre adelgazar y el riesgo de cáncer, y unos pocos han encontrado riesgos menores de cáncer de seno y de cáncer de colon en la gente que ha adelgazado. Sin embargo, la mayoría de estos estudios no han podido evaluar si el adelgazamiento fue intencional o estaba relacionado con otros problemas de salud.

 

La evidencia más firme se origina de estudios de pacientes que se han hecho cirugía bariátrica para adelgazar. Parece que la gente obesa que se hace cirugía bariátrica tiene menos índices de cánceres relacionados con la obesidad que la gente obesa que no se hizo cirugía bariátrica. Es importante indicar que mientras la mayoría de las intervenciones en el estilo de vida para adelgazar resultan en un adelgazamiento de 7 a 10% del peso corporal, el adelgazamiento por cirugía bariátrica combinada con cambios del estilo de vida resulta generalmente en un adelgazamiento de 30%.

Si aún tiene dudas, por favor póngase en contacto con nosotros a info@grupohope.org o en nuestro consultorio al 2522-1000 ext 6005

© 2014 by www.irenejimenez.com. Proudly made with Wix.com

Hospital Clínica Bíblica, Consultorio 3, 2do piso, Edificio Omega

Tel: +506-2522-1000 ext 6005 | info@grupohope.org | administracion@grupohope.org