top of page
  • Foto del escritorGrupo Oncológico Hope

Autoexamen de mama: importante pero no suficiente para una detección temprana

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 1 de cada 12 mujeres padecerán de cáncer de mama a lo largo de su vida.



A pesar de ser el cáncer con mayor afectación a nivel mundial, con 2.2 millones de casos detectados en 2020 según la OMS, el de seno presenta altas probabilidades de curación si es detectado a tiempo.


Desde esta perspectiva, distintos gobiernos, autoridades médicas, empresas y hasta la publicidad, encontraron en el autoexamen la fórmula ideal para generar conciencia y reflexión en las mujeres -como la población mayoritariamente afectada- sobre la importancia de conocer su cuerpo y por ende, ser vigilantes de su estado de salud.


Pero ¿puede este ejercicio de observación y autopercepción ser considerado un método confiable de diagnóstico?


La respuesta es no. A continuación analizamos el por qué.


Destacamos que no se trata de obviar esta práctica, sino más bien de siempre complementarla con la consulta: el éxito de una detección temprana es una responsabilidad compartida entre paciente y médico.

1. Sentido de falsa seguridad


Aunque es una realidad que el autoexamen de mamas permite a las mujeres detectar cambios en la zona de los pechos (masa s, coloraciones o texturas en la piel), lo cierto también es que en la gran cantidad de casos sus manos no han sido entrenadas para palpar anomalías que un profesional con experiencia sí identificaría.


También es importante mencionar que existen exámenes como los ultrasonidos y mamografías que detectan anomalías más pequeñas que las que pueden descubrir las manos.


Auto examinarse y no detectar ninguna señal de alerta puede generar un sentimiento de comodidad y seguridad que no es recomendado. Resulta vital entonces comprender que este procedimiento es un método complementario a la prueba de control junto al médico.


Además, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las mujeres demoran meses o incluso años en solicitar una evaluación médica de los cambios mamarios, sobre todo cuando no les causan dolor ni perturban su modo de vida.


En sus primeras etapas, el cáncer generalmente consiste en masas indoloras, que en las etapas avanzadas se convierten en tumores grandes, dolorosos o ulcerados.



2. Preocupación excesiva


No siempre los cambios o alteraciones que se perciben a través del autoexamen son negativos, sin embargo, procesar toda esta información sin el acompañamiento de un especialista despertará dudas o preocupaciones agobiantes.


Es importante recordar que es el personal médico el único capacitado para brindar un diagnóstico certero alrededor de dichas anomalías o cambios.


Existen diversas razones por las que se desarrollan nódulos mamarios, que en su mayoría no son cáncer. Hasta el 90% de las masas mamarias no son cancerosas, destaca la OMS.


Entre las anormalidades no cancerosas del seno figuran las masas benignas como los fibroadenomas y los quistes, así como las infecciones.


Repase aquí la entrevista del Dr. Hermann Barquero, miembro fundador de Grupo Oncológico Hope.


Entonces, ¿Cuál es la recomendación?


El cáncer de mama puede manifestarse de muy diversas formas. Si bien es cierto el riesgo de padecer de este es mayor para las mujeres a partir de sus 40 años, las mujeres menores de esta edad no están del todo exentas.


Por eso, no olvide:

  • Realizarse el autoexamen todos los meses, pero no conformarse con esa exploración.

  • Asistir al especialista al menos una vez al año. Este tendrá la responsabilidad de palpar los senos y atender sus inquietudes.

  • Si se es menor de 40 años y posee el factor hereditario, seguir al pie de la letra los consejos de su médico.

  • A partir de los 45 y hasta los 70 años, realizar una mamografía cada dos años, pero si se detectaran cambios, es posible que el médico aconseje hacerla una vez al año o incluso una vez cada seis meses.

La concientización sobre la salud mamaria radica en educar a las mujeres acerca de la importancia de diagnosticar el cáncer en los primeros estadios, cuando el tratamiento es más fácil y el desenlace es mejor.


En 2019, Costa Rica registró 87% de sobrevida, siendo el país con mejor récord en la región de centro y sur América, según cifras comunicadas por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).


Desde Grupo Oncológico Hope les recordamos que el autoexamen de mamas es un arma de visualización fácil y sin costo para la mujer, pero nunca la más confiable para la detección temprana del cáncer.

Contamos con expertos en la materia, quienes podrán guiarle de la mejor manera.

No dude en ponerse en contacto con nosotros a través del número de teléfono 7081-2953 o bien, por medio del correo info@grupohope.org

134 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page